Colección: PREBIÓTICOS Y PROBIÓTICOS

Hay dos maneras de mantener el equilibrio de la flora: ayudar a que crezcan los microbios que ya están allí dándoles los alimentos que les gustan (prebióticos) y añadir microbios vivos directamente a tu sistema (probióticos). Mantener una flora sana asegura un buen funcionamiento de nuestro organismo.